Pàgines

divendres, 14 d’octubre de 2011

ANIME CRISTIANO

El cristianismo no es desconocido para los japoneses, y aunque la población cristiana japonesa sea una minoría, produjeron series de contenido cristiano incluso antes que los norte-americanos. El ejemplo más conocido sería El Superlibro (1981), de Estudios Tatsunoko.


Recordemos que Tatsunoko se dedicaba a vender los derechos de sus series a las distribuidoras para asegurarse su fácil distribución, en este caso la serie quedó como una coproducción con la productora americana Christian Broadcasting Network. Trataba sobre unos niños que viajan por el tiempo a través de un libro mágico recorriendo sucesos bíblicos, contaba con 26 episodios a los que le siguió una segunda serie: El Superlibro II (1982 – 1983) con 26 episodios más.


En este caso los niños viajan por el tiempo para buscar a su perro robot que se ha perdido por el tiempo, y trata sólo de temas del viejo testamento. A pesar de que la serie fue elogiada por muchas asociaciones cristianas y aún hoy se emite por muchos canales de TV religiosos, otras asociaciones se quejaron de que habían condensado mucho las historias y de que era insultante yuxtaponer las historias bíblicas con personajes contemporáneos y hasta un perro robot. Quizá esto motivó a Hanna Barbera a ser más fiel con su serie sobre historias bíblicas.

La Productora Christian Broadcasting Network actualmente está produciendo un remake en animación CGI, pero esta vez completamente americano.


Entre la primera y segunda temporada se estrenó un spin-off: The Flying House, una serie de 52 episodios sobre unos niños que se refugian en la casa de un científico loco y descubren una máquina del tiempo que los va enviando al pasado, reviviendo episodios del nuevo testamento.


También se realizó un largometraje llamado Penguinian Attack.
Sin embargo estas series no parecen ser una adaptación seria sobre la Biblia, un ejemplo que sí lo sería podría ser el corto de Estudios 4º: My Last Day, basado en la Pasión de Cristo, resulta fiel y demuestran un gran nivel de documentación histórica.



El hecho de que en Nippon Animation fuesen muy populares las versiones de clásicos literarios occidentales, hizo que apareciesen versiones anime como Sonrisas y Lágrimas (1991)


Una serie de 40 episodios sobre una monja que deberá hacerse cargo de unos niños de la alta sociedad austriaca, mientras redescubre la alegría de vivir con libertad y la quiere compartir con los propios niños, pero… Los nazis entran en escena, y la susodicha “libertad” queda truncada.
Otro caso de anime cristiano sería la película americano-neozelandesa-Singapurense de los 10 Mandamientos (2007)


Otra versión del Éxodo, esta vez en animación CGI, que contó con las voces de Ben Kingsley, Cristian Slater y Alfred Molina. Se trataba de una versión modesta que apenas recaudó un millón de dólares.

2 comentaris:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Seisho_Monogatari coproducción italo-japonesa de los 90, es la versión de la Biblia de Osamu Tezuka, él murió poco antes de terminarla y fue aprovada por el vaticano y también es bastante recomendada y fidel.

    ResponElimina